A qué nos enfrentamos con el Coronavirus

La información sobre coronavirus cambia día con día, y lo que es una constante, es la lucha de médicos y organismos internacionales para buscar una vacuna y a la vez, alertar a la población ante los avances del virus.

Ahora nos enfrentamos a una nueva realidad: la posibilidad de que el virus se propague por el aire. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que hay “evidencia emergente” de que el virus se traslada a través del aire, luego de que se conociera una carta abierta de más de 200 investigadores de 32 países en el que instan a la organización a reconocer la transmisión aérea del virus.

“Hemos estado hablando sobre la posibilidad de una transmisión aérea y por aerosol como una de las formas de propagación del Covid-19”, dijo Maria Van Kerkhove, jefa técnica de la OMS para el Covid-19, en un encuentro con medios.

“Muchos estudios retrospectivos conducidos luego de la epidemia de SARS-CoV-1 demostraron que la transmisión aérea era el mecanismo más probable para explicar el patrón espacial de la infecciones”, dice la carta abierta a la OMS publicada por un grupo de 239 científicos en relación al virus que ocasionó la epidemia de SARS en 2003.

Hasta ahora, tanto este grupo de científicos como la OMS coinciden en que el virus se transmite a través de las micropartículas de saliva que expulsa una persona portadora cuando habla, tose o exhala.

Por su parte, investigadores chinos descubrieron que el Covid-19 permanece mucho tiempo en el aire en espacios con poca ventilación. 

¿Cómo puede transmitirse una infección por el aire? 

Al hablar, toser, estornudar o simplemente respirar con la boca abierta, expulsamos dos tipos de gotas que contienen saliva y otros fluidos respiratorios.

Las gotas más grandes se evaporan tras caer el piso, pero la contaminación se genera con los objetos que tocó, mientras que las gotas más pequeñas crean aerosoles y son las que están en el aire por horas.

Las de mayor tamaño reciben el nombre de gotas de Flügge.

Estas gotas permanecen en suspensión un tiempo limitado y no se dispersan más allá de 1,5 o 2 metros del emisor. 

Los sitios de mayor riesgo son aquellos que están mal ventilados, hay multitudes concentradas y, sobre todo, es un contacto prolongado en el tiempo. 

¿Qué hacer?

Autoridades sanitarias internacioneles piden más que nunca el uso de mascarillas.

Según un estudio publicado en Proceedings of the Royal Society A., el uso de cubrebocas previene de los nuevos brotes de coronavirus incluso siendo solo un 50% efectivas para capturar el inóculo de virus exhalado con una eficiencia igual o menor en la inhalación.

Se recomienda la ventilación frecuente de los espacios interiores, para asegurar la renovación del aire. Mantenimiento riguroso de los filtros de aire acondicionado. 

Reducir al mínimo la presencia de personas en estos espacios cerrados. mantener, en la medida de lo posible, todas las reglas de distanciamiento físico que se han implementado hasta el momento: desde los 2 metros de distancia, las mascarillas y / o pantallas faciales y lavarte las manos o usar gel desinfectante siempre que puedas.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial